Puesta en marcha de una caldera de leña o briquetas

Puesta en marcha de una caldera de leña o briquetas

Es septiembre y aunque el frío aún no ha llegado, la temperatura ya nos deja entrever que en unas semanas llegará el invierno. Para asegurarnos el buen funcionamiento de nuestra caldera de leña o briquetas en el momento en que necesitemos encenderla, es una buena práctica el realizar una limpieza y una puesta en marcha unas semanas antes. También es muy importante hacer un mantenimiento de forma continuada.

Aunque puede parecer un proceso un poco complicado, es muy sencillo. Hoy os explicamos cuáles son los 4 pasos que hay que seguir para hacer la puesta en marcha de una caldera de leña o briquetas.

Puesta en marcha de una caldera de leña o briquetas

Puesta en marcha de una caldera de leña o briquetas

Paso 1: Limpieza de la caldera
Lo primero que tenemos que hacer, es limpiar la cámara de la caldera donde arde el combustible. Con las herramientas necesarias, tenemos que rascar los residuos incrustados de todas las paredes de la cámara y retirar las cenizas generadas.

Paso 2: Limpieza del tubo de la chimenea
Este paso es muy importante para que el humo pueda salir con normalidad. Si no lo limpiamos de vez en cuando, pueden acumularse residuos y en un momento dado, puede provocar que el humo no pueda salir correctamente, lo que lo devolvería hacia la caldera, provocando que se ahogue y apague. Y, en situaciones extremas, el hollín podría llegar incluso a encenderse.

Paso 3: Revisión de la buena combustión
Es importante verificar que las tomas de aire y todos los mecanismos que contribuyen en la combustión, estén bien regulados y equilibrados para conseguir una óptima combustión. Este es un aspecto que podemos ir verificando nosotros mismos periódicamente o con la ayuda de los técnicos especialistas que nos hayan instalado la caldera si tenemos alguna duda técnica.

Paso 4: Puesta en marcha de los mecanismos
Es importante también revisar el estado de los ventiladores, conductos y válvulas de entrada de aire. Este también es un paso que podemos realizar nosotros si sabemos cómo hacerlo o dejárselo a un técnico especialista.

 

Es muy importante hacer un buen mantenimiento de las calderas para un buen uso y también rendimiento del combustible. Si la caldera está muy sucia, el resultado de la combustión no es óptimo y, en consecuencia, hay que gastar más combustible para conseguir el mismo resultado que si la caldera estuviera limpia.

Desde Acalora recomendamos que se realice este proceso de puesta en marcha de forma anual.

 

Combustibles para una caldera de leña o briquetas 

A continuación te explicamos cuáles son los combustibles que puedes usar en tu estufa o caldera de biomasa.

Combustibles recomendados

Si tienes una estufa, una chimenea o una caldera de leña, puedes usar briquetas de madera como combustible, pues el modo de empleo es el mismo que el de la leña, o puedes usar leña seca. ¿No sabes qué combustible elegir? Descubre las ventajas e inconvenientes de cada combustible en este artículo en el que hicimos una comparativa “¿Briquetas o leña? ¿Cuál escoger como combustible para tu calefacción?“.

El carbón es un combustible que, aunque en muy menor medida, se sigue utilizando en algunos hogares. Su poder calorífico es muy elevado, pero a menudo sus inconvenientes de manipulación y almacenamiento ganan a esta característica.

Combustibles recomendados para una caldera de leña o briquetas

Combustibles no recomendados

Las estufas y calderas de leña no están preparadas para quemar serrín o trozos pequeños de virutas de madera, tampoco podemos usar en ellas pellets o otros combustibles de biomasa como cáscara de almendra o el hueso de aceituna. Estos combustibles naturales (virutas de madera, cáscara de almendra y hueso de aceituna, entre otros) podemos usarlos para prender el fuego pero no como combustible principal, no en este tipo de caldera. Para estos combustibles sería necesario instalar una caldera específica para este tipo de biomasa.

Combustibles no recomendados para una caldera de leña o briquetas

 

Mantenimiento de una caldera de leña o briquetas

El mantenimiento que debemos hacer de forma más continuada para evitar que la caldera se ensucie demasiado (independientemente del combustible usado), es una limpieza mínima de la cavidad donde arde el combustible: debemos retirar la ceniza para que el fuego sea más vivo y el combustible no de así el mejor resultado posible!

 

Desde Acalora os animamos a destinar vuestro día de puesta en marcha unas semanas antes de que llegue el invierno! ¿Alguna recomendación que añadir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *