almacenaje-briquetas-madera

Almacenaje de las briquetas; una de sus ventajas principales

El almacenaje del combustible para el sistema de calefacción, es un aspecto muy importante. Hay muchos factores que pueden afectar, como por ejemplo, el espacio del que dispongamos, la distancia que hay entre el combustible y caldera, etc. En definitiva, este es un aspecto que puede ayudarnos a decidir cuál es el combustible que más nos conviene. Obviamente, cada combustible tiene sus ventajas y desventajas, hoy os vamos a explicar las ventajas del almacenaje de las briquetas comparado con la leña y el carbón. ¡Sigue leyendo!

almacenaje-briquetas-madera

 

Almacenaje de las briquetas de madera

Para los que no las conocéis aún, las briquetas de madera tienen muchas ventajas en cuanto al almacenaje y manipulación del producto. A continuación listamos las ventajas y os las explicamos:

Entrega paletizada

Las briquetas se entregan a domicilio en palets de 300kg o de 1100kg y no es necesaria su manipulación. El transportista que realizará la entrega siempre intentará dejar el palet en el sitio más próximo máximo posible a la caldera, siempre y cuando no haya ningún obstáculo, como un desnivel muy pronunciado, un escalón, césped o alguna superficie por la cual no se pueda acceder con el transpalet manual.

Producto protegido

Los palets vienen envueltos con film transparente para que el producto esté constantemente protegido, durante el viaje y también una vez en el hogar. Desde Acalora recomendamos ir abriendo el embalaje de plástico a medida que se va consumiendo el palet, de este modo nos aseguramos que el producto conserva sus propiedades al 100%.

Forma rectangular

La forma rectangular de las briquetas permite que puedan ser colocadas y apiladas de forma que se aproveche al máximo el espacio y no queden espacios vacíos entre briquetas.

Relación peso – espacio óptima

Además, la forma rectangular y peso de las briquetas, hace que tengamos una relación peso – espacio inmejorable, pues podemos disponer de 1100kg de combustible en poco más de un metro cuadrado y justo al lado de la caldera.

Son muy manejables

Por su tamaño, podemos coger las briquetas de forma individual y con una sola mano para ponerlas en el interior de la caldera.

Formato bolsas; aún más limpio

Si queremos usar las briquetas para el interior del hogar, para una estufa o chimenea o simplemente queremos distribuirlas de forma que nos sea más cómodo acceder a ellas sin necesidad de mantenerlas en el palet, tenemos el formato de bolsas de 6 unidades. De este modo, podemos distribuir las bolsas en el sitio más conveniente sin preocuparnos de que ensucien el suelo con pequeños residuos de madera y poder acceder a ellas de forma cómoda y rápida. Además, con este formato, las briquetas llevan un cierre que las mantiene en perfecto estado.

No contienen plagas ni insectos

Por su elevada compactación en el momento de la fabricación, no es posible que haya insectos en el interior de la briqueta. Podemos almacenar las briquetas en el interior del hogar sin ningún temor a que generen ninguna pequeña plaga o insectos.

 

Almacenaje de la leña

Desde siempre la leña ha sido uno de los combustibles más comunes para chimeneas, estufas o calderas. Pero incluso hoy en día, aunque ha mejorado su sistema de preparación y entrega, comprar leña sigue representando un gran trabajo de almacenaje:

Almacenaje manual

Cuando se realiza una compra de leña, normalmente se entrega en algún lugar exterior del hogar, en el que se pueda descargar cómodamente para que luego el propietario pueda apilarla en el lugar que tenga designado para ello. Este proceso representa un esfuerzo de manipulación importante.

Relación peso-espacio mejorable

El hecho de que todos los troncos tengan formas y tamaños desiguales, propicia que cuando se almacenan, generen huecos que quedan sin rellenar, ocupando un espacio que no hay forma de optimizar.

Insectos

Es muy común que entre los troncos de leña aparezcan distintos tipos de insectos que habitan en ella y que pueden ser molestos si queremos tener combustible dentro del hogar.

 

Almacenaje de carbón

Finalmente, tenemos el carbón, aunque no tan común como la leña, es un combustible que se ha usado durante muchas generaciones, por su coste económico y por su elevado poder calorífico. A pesar de estas características positivas, el carbón presenta sus inconvenientes más relevantes, en el almacenaje y manipulación:

almacenaje-carbon

Suciedad

El principal inconveniente que presenta el carbón, es la suciedad. Para consumir carbón como combustible, necesitamos designar un lugar para guardarlo al que no tengamos que acceder a menudo y que no sea de paso, pues si no, ensuciaremos todo el hogar.

Dificultad de manipulación

Manipular el carbón para colocarlo en la caldera o estufa es un poco más costoso, necesitamos alguna herramienta como una pala o una cesta para introducir el carbón en la caldera y también cubrirnos las manos con guantes para no ensuciarnos.

 

Ahora ya has visto las diferencias entre el almacenaje de las briquetas de madera, la leña y el carbón, que son los principales combustibles para una caldera de leña o briquetas tradicional. ¿Con cuál te quedas tu?

Si no lo has hecho aún, desde Acalora te recomendamos que pruebes las briquetas de madera para descubrir sus propiedades en tu caldera y disfrutar de sus ventajas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *